Bienvenidos

Música   -   Relatos

Marcotasonico es una instancia literaria de musicalización de textos y micro relatos de autor, donde convergen diversas texturas sonoras, desde la marginalidad y el asfalto.


"Réquiem" disponible en CD doble

"Réquiem" es el primer larga duración de Marcotasonico, publicado de forma independiente en abril de 2019. El álbum mantiene la línea literaria y musical Spoken Word de trabajos anteriores: micro relatos y textos de autor, acompañados con diversas estructuras sonoras. El concepto lírico intenta ser un daguerrotipo de crítica social, escenarios urbanos, personajes insertos en la marginalidad y un homenaje al mundo proletario. Dicha temática resulta recurrente en la pluma de Marcotasonico, inspirado en la poesía lárica del escritor chileno Jorge Teillier.

En este trabajo, el músico contó con la colaboración de variados artistas y músicos, tales como Yanko Tolic (Massakre) y Evelyn Fuentes (Ex Christianes), quienes otorgaron sus voces para declamar cada relato y crónica urbana.
 

El disco incluye un cd recopilatorio titulado "Insumisión", el cual es una selección de 12 tracks extraídos de trabajos posteriores, tales como "Entidad" (con participación de Descargo y Maleficio) y el ep "Nuevo álbum audiovisual", último trabajo de Marcotasonico, de corte mucho más experimental e instrumental. Junto con ello, cada ejemplar doble contiene un mini libro con los textos del álbum "Réquiem".



Solicita el CD doble "Réquiem" + "Insumisión" (Incluye mini libro y Sticker) en el siguiente formulario de contacto:


Marcotasonico en "Perdidos en el Espacio" Capítulo lunes 14 dic.

Este lunes 14 de diciembre a las 22:00 hrs. se realizará una revisión del disco "Réquiem" en el mítico programa Perdidos en el Espacio de Radio Universidad de Chile, espacio que nace en 1995 en el otrora segmento radial Antares de la misma emisora. 

En palabras de su fundador Jaime Baeza, "Perdidos en el Espacio" se ha dedicado desde sus inicios a fomentar música poco difundida en los medios habituales, en esos años era poco difundida. Ahora es casi nula debido a la absorción de varios medios radiales por conglomerados radiofónicos con un absoluto fin comercial, cayéndose en lo mismo en la casi la totalidad de los medios de radiodifusión"

En este capítulo, escucharemos también el sonido de Lucrecia Dalt, Function, Andersens, The soft pink truth y más. 

Textos

La rural Peñaflor se abre en encomiable belleza silvestre, agitando su portal de árboles eternos. Sus angostos pasajes de gente antigua transportándose sin apuro en sus bicicletas y furgones utilitarios de otras décadas. La liebre que recorre estos parajes de silencio, dobla las esquinas y recibe en sus peldaños a todas las señoras dueñas de casa, dueñas del mundo, ofreciendo para ellas el trono del asiento de felpa y, tras el cristal incólume, un paisaje de raíces, de niños jugando a la pelota, siempre ajenos a los peligros de una ciudad contigua y rascacielos apilados, apretados, devorando ciudades ancestrales.


La avenida Cerrillos, siempre solitaria y dormida, como pasajero cansado de micro bus hacia la rural Peñaflor. El eterno brazo de concreto avanza, tan antigua como el mismo Pedro Aguirre Cerda, con sus casas en flor, de humilde ampliación de madera pintada de arcoíris. Cerrillos avanza lento y somnoliento, escondiendo bares que nunca abren sus puertas, indiferentes ante el borracho de la plaza sin luz. Cerrillos, siempre estoica frente a la modernidad. Sus aviones militares se ocultan en museos mudos de historia, pasando raudos sobre las cabezas de la prole anciana saliendo de fábricas de gas y metalurgia. 
Más allá, sobre el crepúsculo lunar, una mujer con guagua espera en un paradero abandonado.


La divina matrona de la educación municipal, venerada en el santuario de sus años de servicio inagotable. Muchos la vieron en una tarde de agosto reemplazar en séptimo básico a dos profesores, consolar con ternura a la adolescente preñada, regalar dipironas, enseñar las tablas en el pasillo, mientras abrochaba cordones de zapatos y regalaba monedas a los niños. En su escritorio recibió el resultado de su evaluación, que rezaba amenazante el dictamen de «Nivel Básico». Pero nadie jamás pudo encasillar su corazón.

Sacando fotocopias de sus arrugados cuentos en un local de la calle Carmen, recogiendo y alimentando gatos en 10 de Julio, bebiendo vino en caja en Lira con Ricaurte. Husmeando en la basura de Los Pollitos Dicen. Él siempre fue el protagonista de sus historias incompletas. Un narrador dentro de su propio mundo, porque estaba en todos los rincones de la ciudad y sabía todo. Cuántas veces enseñó lo mismo -el narrador omnisciente- en la escuela de Pedro Aguirre Cerda. Antes de meterse en su personaje.


La cuica de mármol, habla por celular, dando pasos monótonos sobre la vereda de adoquines emulando Paris. Compra una barra de jabón artesanal con aroma a menta equivalente a 10 kilos de pan batido en el almacén «Sabropan» de mi población. La cuica-flamenco pagó con efectivo los zapatos que la abuela tendría que pagar en 24 letras en el Persa Estación. Santiago es un daguerrotipo que se divide entre una cuica y una abuela comprando pan con mortadela.

 Redes


Plataformas